Nuevo Linares – Clan | Portfolio redacción de contenidos

VIERNES 1 DE FEBRERO DE 2008

Justicia Se solicitan 18 años de cárcel en total para cuatro presuntos traficantes

El Clan de Rosa de nuevo en el banquillo

La Fiscal les imputa un delito de tráfico de drogas en la calle Helecho

M. Á. GARCÍA MORENO

El día 28 de enero se celebró en la Audiencia Provincial de Jaén el juicio contra Luís R. B. «el Nano», su esposa Encarnación M. G ., María Jesús B. M. y Lorenzo R. G., todos pertenecientes al Clan de Rosa, ubicado en la calle Helecho.

Tras una exhaustiva vigilancia durante el año 2006 del domicilio de este conocido clan (vivienda que la Policía denominaba como epicentro del «supermercado de la droga») una de las pruebas que la fiscal consideró como concluyente el pasado lunes fueron las treinta y tres aprehensiones de cocaína y hachís a consumidores que salían de la vivienda, ya que todos estos, interrogados por sorpresa, dijeron que le compraban al Nano.

En un posterior registro a esta vivienda se encontró poca cantidad de droga, aunque sí aparecieron utensilios y sustancias para su manipulación y restos de coca y hachís en varios cuchíllos.

Otros indicios

Además la fiscal mantuvo que Encar­nación M. G. estaba involucrada en el negocio debido a las numerosas joyas de su propiedad, también halladas en este registro, máxime teniendo en cuenta que no se conoce de esta familia ninguna fuente de ingresos legal que les permitiese mantener a sus cuatro hijos y ostentar varios vehículos de gama alta. Por todo esto se les imputa un delito de tráfico de drogas y solicita penas para ellos de entre cuatro y seis años y medio de prisión.

El domicilio fue vigilado por la Policía durante varios meses de 2006

María Jesús ya contaba con dos con­denas anteriores por traficar en la calle Madroño antes de que dicho punto de venta fuese desmantelado, por lo que para ella, como reincidente, se pide la mayor pena: Cinco años.

Por el contrario, las defensas man­tienen que todos son completamente inocentes, argumentando que Luís es simplemente toxicómano desde los trece años, pero nunca traficante, que su esposa tampoco es traficante, y que los otros dos acusados estaban de paso en aquella vivienda en el momento de la redada.

Nuevo Linares: Imagen de la edición del 1 de febrero de 2008.